Devocional de hoy

¿Cómo es la vida de hijos?

Efesios 5:3-4 Palabra de Dios para Todos (PDT) Ustedes son el pueblo santo de Dios; por lo tanto, ¡entre ustedes no debe existir ni la más mínima indicación de inmoralidad sexual ni ningún otro exceso! Tampoco digan groserías, tonterías ni hagan bromas vulgares, pues no convienen; más bien, den gracias a Dios.

¿Sabe?, una de mis preocupaciones a diario es saber de qué manera vivir que agrade a Dios, y no con la intención de que esto desate más bendiciones a mi favor o de que Dios me dé cosas, en lo absoluto, sino con la firme intención de vivir una vida como mi pastor la llama “una vida gloriosa”, donde las victorias son algo constante, cotidiano, pero sobre todo parte de la fe y la manera de vivir de los hijos de Dios.

Y es ahí donde todo lo que hacemos se vuelve cuestionable, no porque sea malo, sino porque nos aleja de ser quienes Dios había planeado que fuéramos, sino porque nos aleja de ese proceso de perfeccionamiento el cual la biblia nos promete.

Y por el otro lado está aquello que sentimos, ¿lo ha pensado?, en mi diario caminar he aprendido que existen ciertas emociones que las palabras “convencionales” no pueden expresar y que el usar un cierto lenguaje, es hasta cierto punto “liberador” y es por eso que muchas personas suelen pasar su vida entera usando palabras “altisonantes” en su hablar y le llaman "su francés” o "su florido lenguaje”, cuando es en realidad un hablar lleno de emociones no controladas, ¿lo había pensado?

Las emociones son algo muy sano, de hecho Dios las creó, de hecho he aprendido en la biblia que las emociones son excelentes compañeras, pero pésimas líderes y muchas personas siguen a las emociones que pretenden liderar su manera de vivir.

En la biblia, esto se llama cuando una persona está “sujeta a sus pasiones” pues las dominan, y Dios nos dice que su espíritu pretende estar por encima de nuestras emociones al grado que podamos llamarnos a nosotros mismos como personas poseedoras de un “dominio propio”, al grado que la misma biblia declara que ¡aquel que domina su lengua (el instrumento de las emociones) es capaz de conquistar ciudades!

Eso quiere decir que entre más le permitamos al espíritu de Dios hablarnos y le pongamos atención, menos seremos dominados por lo que sentimos, lo cual como le repito no es malo, pero aquel que reacciona ante sus emociones pierde visión, pues no puede ver a largo plazo, solo ve tan lejos como su emoción se lo permite, ¿lo ha pensado?

Es por eso que Pablo el apóstol hablaba a quienes se entendieran como hijos de Dios y les dejó claro cual es el indicador acerca de las emociones y manifestó como alguien dominado por sus pasiones o sus emociones a quien vive en inmoralidad sexual, a quien vive en cualquier tipo de exceso, a quien habla con groserías, con tonterías, a quien haga bromas vulgares, pues son un indicador de su alto nivel emocional y espero no verme religioso ante su bajo nivel espiritual.

Esto es algo de lo que nadie estamos exentos, todos debemos revisar esto de manera constante y debemos perseverar en estar tan llenos de la visión de Dios de manera que no tengamos que recurrir a la emoción que nos invade ante no poder controlar el presente o dejarnos afectar por lo que nos rodea, sino mantener la vista puesta en las cosas que tenemos aseguradas en Cristo y las cosas que Dios nos ha hablado y podamos expresarnos de manera moderada, controlada, pero sobre todo edificante.

Insisto, a veces no sabemos que hacer, pues aunque no seamos las personas más expresivas en hablar mal o tener un a vida desenfrenada en lo carnal, solemos descansar en decir o hacer ciertas cosas, incluso nos atrevemos en pensar de cierta manera mal intencionada, pensando en que si no lo hacemos constantemente no es “tan malo”, pero la promesa y las medidas de Dios son distintas, y no es algo que nosotros debemos de hacer, sino es algo que debemos de permitir a Dios que haga en nosotros y que fructifique en nosotros, ¿lo ha pensado?

Le invito a que tome esta palabra, como yo la tomo y descanse en la promesa de Dios, permita que transforme todo lo que necesita hacer en nosotros y que brille al modo que lleguemos a ser intachables cómo él es intachable y seamos un auténtico reflejo de su gloria.

Rene Giesemann
www.redcouch.mx

No hay comentarios:

Publicar un comentario